El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia en el recurso interpuesto por un ciudadano español durante el proceso de ejecución hipotecaria de su vivienda. Se cuestionaba si, constatado por un juez el carácter abusivo de una cláusula de vencimiento, podría o no este juez declarar su nulidad y dejarla sin aplicar.

En el caso enjuiciado, el juez de instancia había sometido a control de oficio la cláusula relativa a los intereses de demora, reduciéndolos a cero euros. Sin embargo, no se detuvo ahí y extendió el control a las cláusulas de vencimiento anticipado y a la de intereses ordinarios.

El TJUE entra en el fondo de las cuestiones dilucidadas, considerando contrario al derecho comunitario la prohibición al juez de instancia de declarar la nulidad de una cláusula una vez constatado su carácter abusivo.

Pero el TJUE va más allá. Se admite la imposibilidad de analizar de oficio clausulas contractuales si ya existía un pronunciamiento judicial previo sobre el conjunto de las cláusulas. Sin embargo, el TJUE matiza esta consideración, señalando que, si el pronunciamiento previo se circunscribió únicamente a una o varias cláusulas, el juez deberá analizar el posible carácter abusivo de las cláusulas no examinadas previamente.

Planteada asimismo la cuestión del plazo de un mes de oposición a ejecuciones hipotecarias, fijado en su día por la Ley 1/13, el TJUE confirma de nuevo el carácter contrario a la normativa comunitaria de la disposición, tal y como ya hizo en pronunciamientos anteriores.

Centrándose en la cláusula de vencimiento anticipado, el TJUE establece el deber del juez de instancia de examinar

-si la facultad que se concede a la entidad prestamista de declarar el vencimiento anticipado de la totalidad del préstamo está supeditada al incumplimiento por parte del consumidor de una obligación que revista carácter esencial en el marco de la relación contractual,

– si la facultad está prevista específicamente para los casos en los que el incumplimiento tiene carácter suficientemente grave en relación con la duración y la cuantía del préstamo,

– si la facultad constituye una excepción en relación a la normativa general aplicable en la materia

– si el Derecho de los Estados miembros dispone de medios adecuados y eficaces que permitan al consumidor poner remedio a los efectos del vencimiento anticipado del préstamo

Al igual que ha sucedido con las últimas resoluciones en materia de cláusulas suelo, el alcance y repercusiones de esta sentencia nos obligará, sin duda, a volver sobre la misma en el futuro.